foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
La terapia es la forma de facilitar un cambio en tus emociones, en tus pensamientos y en tus conductas. La ansiedad, la depresión, el insomnio, la baja autoestima, las fobias, los problemas con los demás, las conductas no deseadas de tus hijos, etc, son indicadores que te avisan de que hay algo que cambiar.

Si me conozco y me acepto como soy, conseguiré lo que me proponga porque sabré el esfuerzo real que tengo que realizar para conseguirlo.

Se puede vivir con una autoestima pobre toda una vida, pero no se puede ser feliz, ni hacer feliz a los otros.

Quererse a uno mismo no es imponerse a los otros.

Querer a los otros no es agradarlos por miedo al rechazo.

Autoestima

La estima que tenemos por nosotros mismo. El amor que nos profesamos aceptando nuestros errores y nuestros defectos sin ponernos en causa constantemente. Este sentimiento hacia mi mismo está en la base de muchos de nuestros comportamientos y de casi todas nuestras elecciones y decisiones. Una mala autoestima, ya sea por defecto o por exceso, nos traerá problemas en la relación con los otros, nos impedirá hacer las cosas que son realmente importantes, nos dejará miedosos e inseguros ante las elecciones y los retos y nos hará vivir obligándonos al esfuerzo constante por agradar, o por impedir que los otros nos juzguen negativamente, haciéndonos depender del juicio y del valor que nos otorgan los demás. O bien, por exceso, lo que se llama una falsa autoestima o una autoestima inflada, causará dolor a nuestros seres querido, porque nos impondremos de forma controladora y posesiva generando tensión y displacer con nuestras exigencias. La estima por mí mismo se aprende de la experiencia de la vida y sobre todo de las relaciones de amor en las que hemos crecido. No siempre las relaciones significativas o las experiencias pasadas son el mejor caldo de cultivo para aprender a amarnos y respetarno. Y muchas veces no aceptar esto nos lleva a perpetuar relaciones poco nutritivas y proyectos de vida pobres que no son lo que deseamos. Eso a su vez cierra el círculo que perpetúa una mala estima por mí mismo. La estima y el concepto que tengo de mí, tengo que elaborarlo y trabajarlo yo a partir de la adolescencia. Nutrirlo adecuadamente es una labor personal e intransferible que sólo cada individuo adulto puede hacer por sí mismo. Aprende a conocerte y a quererte como mereces. Verás cómo cambia tu vida.

Barra 1 gris1Si mi autoestima es pobre y no confío en mis posibilidades, nunca tomaré las decisiones que realmente me harían feliz.

"Dime de qué alardeas y te diré de qué careces"

Refranero popular

Psicólogos en Valladolid

Horario psicólogo Valladolid

Inforación contacto DPGE